EL CUENTO DE HOLDSWORTH

Había una vez un chico llamado Chris Holdsworth (Van Nuys, California, EUA, 1987), un chaval con cara de chaval, buen prospecto de luchador imbatido que con 26 años ganó el TUF18. En la final derrotó a Davey Grant vía sumisión, su gran especialidad. Poco después volvió a pelear en el UFC contra Chico Camus al que también derrotó con relativa facilidad. Ahí, en 2014, acabó su carrera como peleador (de momento).

Holdsworth, que peleaba como peso gallo (61kg), entrenaba en el Team Alpha Male de Sacramento junto a gente de la talla de Urijah Faber, Chad Mendes o Joseph Benavidez. También lo hacía con TJ Dillashaw, el actual campeón de la categoría, con el que no se llevaba muy bien. De Dillashaw, al que veía como un compañero vamos a decir ‘sucio’ entrenando, recibió varios golpes que le llevaron al limbo. Eso hizo que Chris se preocupara por su salud. Supongo que se hizo varias pruebas médicas y finalmente puso fin a su prometedora carrera, hace cuatro años de eso. Cosa seria el cerebro, ¿verdad?

Desde entonces se convirtió en uno de los entrenadores del equipo. Transmite sus conocimientos de BJJ y es habitual como parte integrante de las esquinas de los luchadores/as. Se le ve feliz. Nunca ha dicho públicamente que está retirado.

Recientemente Holdsworth conoció a un Marc Gómez ‘Lufo’ (los dos posan en la foto de arriba) que ha estado allí preparándose para su pelea en Combate Américas. Como bien sabéis ‘Lufo’ no pudo pelear porque la Comisión Atlética de California se lo impidió. Problemas en el ojo derecho. Cosa seria los ojos, ¿verdad?

MORALEJA: Que cada uno saque la que considere oportuna.

 

 

Creo que desde mi trinchera también puedo ayudar en la batalla para hacer crecer el UFC y las MMA en España.

Comentarios

Sin comentarios todavía.

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *