LA ABOGADA LUCHADORA

Por la mañana redactas un contrato de alquiler para un local de un cliente, por la tarde practicas cómo salir de una llave de brazo. A grandes rasgos, ese puede ser parte del día a día de Laura Muñoz Cotter (Madrid, 1985). Abogada, cinturón negro de kárate (camino del tercer Dan) y, desde hace cinco años, luchadora amateur de Artes Marciales Mixtas. Y no se le debe de dar mal porque viene de ser medalla de bronce en los campeonatos de España en 2017. Desde luego, si este BLOG (quiero creer) tenía cierta clase, esta semana sube de nivel.

 

PREGUNTA: Hace casi tres años publiqué un artículo-entrevista muy parecido a este, “El ABOGADO LUCHADOR”, sobre el malagueño Luis Quiñones (ver artículo). Eres su versión femenina.

RESPUESTA: Sí, lo he leído. Él se dedica más a penal, que da mas juego. En el despacho de abogados donde trabajo, sobretodo tratamos temas de civil, derecho de familia, contratos, reclamaciones de cantidad, indemnizaciones…etc.

Por tanto, tratas con mucha gente. Aparecer de buena mañana por el despacho con la cara marcada es algo que puede pasarte sí o sí.

Intentamos tener cuidado en los entrenamientos pero sí que es cierto que corres el riesgo. Afortunadamente hasta la fecha no he tenido ningún golpe en la cara que no pueda arreglarse con maquillaje. No he tenido la experiencia de llegar al trabajo con el ojo morado pero bueno, hay un riesgo. Mis compañeros de trabajo y mis jefes saben lo que hago.

Lo han de saber porque llevas muchos años haciéndolo. ¿Cuándo empezaste con el kárate?

Empecé a hacer kárate a los seis añitos y desde entonces hasta ahora. Soy segundo Dan y voy a por el tercero ahora. Era la época de Van Damme y, claro, pues eso con cinco años me impresionaba mucho, su técnica, las patadas.

Laura entrena en el Dokkodo Team de Alcorcón.

¿Cuántos días entrenas a la semana?

Tres días a la semana MMA y dos días kárate.

Uno de los karatecas más conocidos de España es Damian Quintero. Lo que hace él, ¿qué es kárate de salón?

Jejeje, no se llama así. Él es lo que se llama en el mundo del kárate un ‘katero’. En el kárate tienes dos modalidades a la hora de competir, una es esa que es como una coreografía y la otra es la que combates contra otro rival, el kumité. Yo he competido en las dos. 

Ya te has dado cuenta que no sé mucho de kárate pero sí que mi fijo en gente del UFC como Lyoto Machida y Stephen Thompson que vienen de ahí; son luchadores entre inteligentes-fríos-extraños, no suelen ir a la guerra y tienen un golpeo de puños muy en recto, directísimo.

Son golpes más directos, de pegar y salir. No buscas el quedarte ahí a golpear. En cuanto a lo de extraños, es lo que tiene el kárate, que lleva un tipo de guardia totalmente diferente, y si llevas muchos años practicándolo es muy difícil cambiarlo. Yo ese defecto también lo tengo. De hecho, en el campeonato de España  de MMA amateur, en el primer combate le oí al entrenador de mi rival decirle, ‘es de kárate’, y fue nada más colocarme.

¿Cuándo y cómo entran las MMA en tu vida?

En el 2013, en mi gimnasio donde yo hacía kárate comienzan a dar clases de MMA. Al principio no las conocía y por lo que comentaban decía, ‘madre mía, esto es un deporte demasiado bestia y agresivo’. Lo veía con un poco de reparo. Pero probé y me gustó. Empezamos con técnicas de suelo. Yo no pensaba en competir ni nada.

Ya pero con el tiempo cambias de idea y en 2017 haces tu debut en Cáceres, eso supongo que no se olvida.

Fue, como decía antes, en el campeonato de España y quedé tercera, medalla de bronce. Peleaba en menos de 53kg.

¿Cuáles son tus metas en las MMA?

Probar algún combate en jaula por vivir la experiencia ya que hasta ahora solo he peleado en tatami y seguir aprendiendo, mejorando día a día. No tengo pretensiones profesionales porque soy consciente de mi edad.

 

 

 

Creo que desde mi trinchera también puedo ayudar en la batalla para hacer crecer el UFC y las MMA en España.

Comentarios

Sin comentarios todavía.

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *